En la actualidad, muchas parcelas poseen pequeñas cabañas, muchas de ellas elaboradas de forma prefabricada, que se integran a al perfección con el entorno rustico en el que se suelen encontrar.
Sin embargo, en muchos casos, la decoración interior no es acorde con el entrono en el que se encuentra. Alguien que busque alejarse de la ciudad, lo último que espera encontrar en estas cabañas, es un estilo urbano de decoración en el interior.
Si tenemos la fortuna de poseer una de estas cabañas, su decoración interior  debería de reflejar un estilo tradicional que vincule el interior de la cabaña con el entorno que la rodee. Por ello y por el estilo tradicional que refleja este estilo de viviendas, los muebles antiguos, los restaurados y los de tipo vintage, son ideales a la hora de llenar las diferentes estancias de la cabaña.
En cuanto a las texturas, se debería optar entre la fría piedra, la cálida pero rugosa madera o el entramado de nudos de alfombras y colchas. Así, por ejemplo, podemos combinar una alfombra de estilo artesanal, junto con una mesa de estilo clásico en madera o mármol junto con plantas típicas del entorno para vestir la zona del comedor.
Así mismo, en este tipo de cabañas podremos jugar con la luz, ya que suelen permitir la creación de grandes ventanales que nos darán, además de unas vistas excepcionales, toda la luz que requiera la vivienda. Además se pueden incluir claraboyas o ventanales en el techo, especialmente en aquellas de madera, que posibilitaran la contemplación de esplendidos cielos en las noches despejadas.