Vuelta de las vacaciones, tras desempaquetar las maletas llega el momento más importante: Transferir todas esas fotografías que sacaste durante tu estancia. Lógicamente, acto seguido queremos que todos vean donde hemos estado y como lo he os pasado.
Llegados a este punto, se nos plantea varias posibilidades: podemos mandarlas en un correo electrónico, compartirlas en una red social o, si queremos destacar, invitando a los amigos a la vivienda para disfrutar de una sesión de fotos digitales. Pero ¿Y si en vez de realizar una exposición mediante un proyector, lo hacemos a la antigua, en papel?
En la actualidad se pueden encontrar cientos de ofertas en la red que nos ofrecen poder realizar esta acción a un coste módico. Además, teniéndolas en formato de papel, recuperamos una tradición que se pierde con el avance de la tecnología.
En empresas como Vistaprix, podemos encontrar, además de un precio bastante asequible, cientos de diseños para nuestro foto álbum. También suelen dar la opción para que se envíen las fotos, de forma, que nosotros recibiremos en nuestra casa un álbum fotográfico completamente montado y listo para admirar.
Además entre todos los diseños, podemos encontrar unos muy cómodos en los que nos montaran nuestro álbum fotográfico de forma que se parezca a los libros que tengamos en nuestra estantería, por lo que se combinara a la perfección con nuestra biblioteca.
También quedara un trabajo muy curioso, si elegimos que el acabado de nuestro álbum sea de estilo reciclado o artesanal. La infinidad de opciones para almacenar nuestro material fotográfico es tan amplia como los gustos de los compradores.

Una eterna lucha que parece haberse perdido en los tiempos modernos, es el hecho de tomar la decisión de subir a donde nos haga falta mediante el empleo de escaleras o de ascensores. Lógicamente, a dia de hoy todos cogemos el ascensor, olvidando las escaleras que tanto bien puede comportar su uso.

Suena cansino el hecho de tener que subir a un noveno, cargados con la compra, por las escaleras pero ello nos reportará:

  • Habremos ahorrado electricidad ya que los ascensores se mueven con esta fuente de energía, por lo que, adjuntamente, ahorraremos dinero
  • Realizaremos ejercicio, además uno de los mas recomendados a la hora de perder peso y mejorar nuestro sistema cardiovascular.
  • Ahorraremos tiempo. Un estudio realizado el año pasado por un hospital de Canadá, revelaba que aquellos médicos que usaban las escaleras ahorraban 15 minutos, es decir, un tres por ciento de la jornada laboral.

En cuanto a los ascensores:

  • Son rápidos, silenciosos y limpios. Ciertamente se ahorra tiempo en las escaleras pero ello es motivado por el hecho de que, al usar las escaleras, no se pierde tiempo esperando llegada alguna.
  • Pueden transportar muchas personas, pero esto es otro de los factores que influyen en la pérdida del tiempo ya que, en la mayoría de los casos, el usuario, suele entablar conversaciones que pueden prolongarse más allá del tiempo que estemos en el cubículo, retrasándonos.
  • Pueden llevar cargas pesadas cosas que puede provocar más de una subida y bajada en el caso de las escaleras.

En definitiva, buscando el punto intermedio, podría decirse que, si bien el ascensor es más rápido de forma instantánea, lo cierto es  que nos hace perder tiempo a la larga, aunque en la actualidad sea algo sin lo que podríamos vivir.