En tiempos de crisis, mucha gente opta por preparase para el futuro y para ello se ponen a comprar cursos online para ampliar el curriculum. En este sentido, internet se ha convertido en una herramienta muy útil que ha facilitado la difusión de cursos a mediada.

Uno de los que más ofertas podemos encontrar es precisamente de Community managers pero en realidad, la gran mayoría de estos cursos presentan un problema grave: Si bien es cierto que para un diplomado en márquetin, la realización de alguno curso de comunity manager, lo capacita para realizar dicha labor, para la mayoría, no servirá para absolutamente nada.

Para empezar, en la mayoría de los casos estos cursos se ofertan como título propio de la academia que lo imparte. Esto implica dos cosas: por un lado, que no está reconocido por el estado español, por lo que carecen de validez académica alguna, y en segundo lugar, que carecen por completo de un plan reglado y estructurado.

Ciertamente, una vez que el alumno se sumerge en el curso, previo pago de unas elevadas tasas, se da cuenta que la mayor parte del temario que estudiaremos se basa en una serie de artículos que se hallan en la red y a los que se pueden acceder de forma gratuita.

Es por ello que si estas  en paro y a la búsqueda de algo que hacer, busques algún otro curso, preferiblemente con acreditación por parte del estado, y te dediques a él ya que es mucho más probable que encuentres trabajo si realiza ese estudio que con el de comunista manager o cualquier otro de este mismo estilo.

Sin duda, la falta de espacio en las ciudades hace necesario planes para reubicar a la población. En este sentido, las casas prefabricadas, aquellas que podemos construir en la fábrica para después montarlas donde se plazca.

Pero no solo pueden ayudar a la ordenación de la población, ya que las nuevas viviendas de este tipo, en su mayoría, se están empezando a construir de forma que sean lo más eficiente posible. Además, en estos tiempos en los que hemos alcanzado el déficit ecológico, podrían ser una gran alternativa, ya que, en su mayoría, son construidas con vista a que sean estructuras respetuosas con el medio ambiente.

Así, por ejemplo, la empresa norteamericana Connect Home, presento recientemente su modelo de vivienda prefabricada Connect 2.1. Esta vivienda, compuesta por un dormitorio, baño y cocina con terraza, presenta un sistema de tuberías que ayuda a reducir el consumo de agua en un 25%, además de no haberse empleado ningún tipo de material toxico en la construcción de la estructura, complementada por una pintura libre de COV (compuesto orgánicos volátiles).

Pero no son las únicas ayudas que presenta esta vivienda; ya que el consumo eléctrico también se verá reducido gracias a la utilización de distintos tipos de led que crean ambienta a demás de iluminar las estancias.

Y no son las únicas ventajas que nos ofrecen estas viviendas. De hecho, en el mercado se pueden encontrar viviendas que tienen un suministro propio de electricidad, mediante el empleo de energía solar o eólica.

Por último, destacar que pese a que pueden resultar relativamente caras, lo cierto es que son considerablemente más baratas que una vivienda tradicional, a lo que si unimos la disminución de facturas, puede resultar una atractiva alternativa para nuestra morada

 

En la actualidad, muchas parcelas poseen pequeñas cabañas, muchas de ellas elaboradas de forma prefabricada, que se integran a al perfección con el entorno rustico en el que se suelen encontrar.
Sin embargo, en muchos casos, la decoración interior no es acorde con el entrono en el que se encuentra. Alguien que busque alejarse de la ciudad, lo último que espera encontrar en estas cabañas, es un estilo urbano de decoración en el interior.
Si tenemos la fortuna de poseer una de estas cabañas, su decoración interior  debería de reflejar un estilo tradicional que vincule el interior de la cabaña con el entorno que la rodee. Por ello y por el estilo tradicional que refleja este estilo de viviendas, los muebles antiguos, los restaurados y los de tipo vintage, son ideales a la hora de llenar las diferentes estancias de la cabaña.
En cuanto a las texturas, se debería optar entre la fría piedra, la cálida pero rugosa madera o el entramado de nudos de alfombras y colchas. Así, por ejemplo, podemos combinar una alfombra de estilo artesanal, junto con una mesa de estilo clásico en madera o mármol junto con plantas típicas del entorno para vestir la zona del comedor.
Así mismo, en este tipo de cabañas podremos jugar con la luz, ya que suelen permitir la creación de grandes ventanales que nos darán, además de unas vistas excepcionales, toda la luz que requiera la vivienda. Además se pueden incluir claraboyas o ventanales en el techo, especialmente en aquellas de madera, que posibilitaran la contemplación de esplendidos cielos en las noches despejadas.

 

Vuelta de las vacaciones, tras desempaquetar las maletas llega el momento más importante: Transferir todas esas fotografías que sacaste durante tu estancia. Lógicamente, acto seguido queremos que todos vean donde hemos estado y como lo he os pasado.
Llegados a este punto, se nos plantea varias posibilidades: podemos mandarlas en un correo electrónico, compartirlas en una red social o, si queremos destacar, invitando a los amigos a la vivienda para disfrutar de una sesión de fotos digitales. Pero ¿Y si en vez de realizar una exposición mediante un proyector, lo hacemos a la antigua, en papel?
En la actualidad se pueden encontrar cientos de ofertas en la red que nos ofrecen poder realizar esta acción a un coste módico. Además, teniéndolas en formato de papel, recuperamos una tradición que se pierde con el avance de la tecnología.
En empresas como Vistaprix, podemos encontrar, además de un precio bastante asequible, cientos de diseños para nuestro foto álbum. También suelen dar la opción para que se envíen las fotos, de forma, que nosotros recibiremos en nuestra casa un álbum fotográfico completamente montado y listo para admirar.
Además entre todos los diseños, podemos encontrar unos muy cómodos en los que nos montaran nuestro álbum fotográfico de forma que se parezca a los libros que tengamos en nuestra estantería, por lo que se combinara a la perfección con nuestra biblioteca.
También quedara un trabajo muy curioso, si elegimos que el acabado de nuestro álbum sea de estilo reciclado o artesanal. La infinidad de opciones para almacenar nuestro material fotográfico es tan amplia como los gustos de los compradores.